Estar en el paisaje / 2001

INTENSIDAD DEL PAISAJE ARTICULADO 

Retrato y paisaje son dos temas por los que Miriam Tello se ha interesado como núcleos irrenunciables. Vive, pues, inmersa en dos ejes trabajados con natural intensidad. El retrato es un exacto reflejo del personaje, pero siempre posando un punto de afecto o aquel rasgo diferenciador, mientras que el paisaje vertebra con mayor complejidad formal.

En la presente exposición el paisaje se muestra como tema dominante, aunque , salvo excepción, la presencia humana existe tan visible que puede hablarse de una fusión de ambos protagonistas, para apelar a su radical interrelación.

Paisaje duro y esquemático, repleto de soledad y trazado con mordiscos geométricos. Aquí, Miriam Tello nos muestra al ser humano en muy dispares actitudes: el pintor con su caballete en la cumbre de una montaña rocosa, como  si rememorara una suerte de hermoso romanticismo; una pareja, hombre y mujer, sentados y dispuestos a comer, con mesa mantel y sillas, en un solitario paisaje basado en enormes rocas. Cuadro por tanto con matiz insólito; dos figuras esquiando en medio de una infinita extensión de nieve; o dos parejas bañándose en un lago con las montañas al fondo. Espacios cerrados para multiplicar su poder.

Pintora que trastoca, para bien, el paisaje, de tal manera que por sí solo tiene contenidos, significados, en diáfana relación con el ser humano. En realidad transpira como doble metáfora. Jamás olvida, por otra parte, que la naturaleza, aquella que siente y desea, está impregnada de tal grandiosidad que nunca es factible dominarla.  

Manuel Pérez_Lizano Forns / Texto del díptico de la exposición individual Estar en el paisaje. Tarazona 2001.

miriam-tello-estar-paisaje-a1

Selected Works

Lugar y memoriaProyecto en proceso

Hablemos de imagenFotografía / Debate

La casa2013

Congreso EPACProject type

TFMProject type

La vida contadaEn proceso

Ser es2015

Lo cotidiano2008-10

DiarioProject type

En los cuadernosIlustración